Artesanos mexicanos realizan cubrebocas bordados para subsistir

La llegada del Coronavirus en México ha venido a golpear severamente la economía de millones de familias, especialmente a los artesanos indígenas quienes dependen del comercio de sus artesanías y bordados. Sin embargo, al no ser considerada una actividad esencial, han tenido que cerrar sus negocios.

Por fortuna, las ganas de superar la crisis los ha llevado a una ingeniosa idea para recuperar las ventas. Se trata de la realización de cubrebocas que en estos momentos son producto de alta demanda. Pero no se tratan de simples cubrebocas, sino de bellas mascarillas bordadas con diseños mexicanos.

Esta es una historia digna de contar, que demuestran las ganas de salir adelante. Este es el caso del artesano Pedro Martín, dueño del Taller Mazatzin en Cuetzalan, Puebla. Un colorido Pueblo Mágico que ha sufrido los estragos de la pandemia, pues el turismo ya no está permitido por el momento, lo que ha dejado a miles de artesanos sin ingresos, pues dependían de la venta de sus artesanías para llevar el pan a la mesa de sus hogares.

Ante esta situación, Pedro Martín identificó una demanda que no se ha podido satisfacer por los fabricantes: los cubrebocas. Así fue como se le ocurrió darle un giro a su taller, y empezar a fabricar cubrebocas con bellos diseños mexicanos.

En un reportaje de E-Consulta, Martín platicó que su taller era visitado por más de 100 personas semanalmente y que ahí fabricaban desde rebozos, bufandas, blusas tradicionales, hasta vestidos de novia, quince años y primeras comuniones.

“Empezamos a trabajar el cubrebocas como una propuesta para esta contingencia ya que no tenemos turismo y no tenemos nada de entrada y la verdad, económicamente estamos mal; las despensas no nos llegan por cuestiones políticas”, platicó Martín.

El artesano también informó que en la elaboración de los cubrebocas se encuentran trabajando 30 personas en total de diferentes comunidades. Una de ellas es la de Cuauhzamazaco, ubicada a seis kilómetros del pueblo mágico de Cuetzalan. Pedro platicó que el cubrebocas es bordado a mando y es hecho por pieza. A ellos les coloca un filtro dentro del bordado para que cumpla con las características de protección e higiene necesarias para estar seguros, según indica.

Para ayudar a la comunidad se pueden hacer pedidos que se entregan dentro de 4 a 5 días. Los envíos los hacen a Puebla, la Cuidad de México, y a otros puntos de la república por paquetería. Así que los interesados en comprar un cubrebocas por esto del desabasto, aquí tienen una buena opción. El precio por cubrebocas está en 50 pesos, y en 500 la docena. El número del taller es 233 759 3992 y su correo electrónico mazatzin1@hotmail.com. En redes sociales los puedes encontrar como Facebook Mazatzin Textiles.

Publicado por Mazatzin textiles en Martes, 21 de abril de 2020

Fuente: Sopitas