“Ni madres que nos vamos a rendir”: Alfaro

En un mensaje personal subido a redes sociales, el gobernador de Jalisco reconoce que ante la crisis del covid-19 tuvo un momento de flaqueza, pero que está comprometido a que el estado salga lo mejor librado

En un mensaje más personal que político emitido en redes sociales, Enrique Alfaro se comprometió a no rendirse ante los problemas de la epidemia del covid-19, y dijo que lo hace “por nuestros hijos, por nuestros padres, por los que amamos”.

El texto del gobernador de Jalisco fue subido a su cuenta de Facebook, y replicado en sus otras redes sociales.

En doce párrafos el gobernador revela haber vivido el peor día desde que comenzó la crisis del covid-19 en Jalisco, pues “hoy empezábamos a ver el reflejo en muertes y contagios de lo que como sociedad dejamos de hacer hace algunos días”.

Dijo que al enterarse de que en una jornada se habían reportado 19 nuevos enfermos y cuatro fallecimientos por el virus, “la tristeza hizo que agachara la cabeza y cerrara los ojos. No puedo negar que sentí incluso, como hace mucho no me pasaba, ganas de llorar. Era una mezcla de sentimientos: tristeza, coraje, pero sobre todo frustración”.

Alfaro confesó que ante la noticia “cerré más fuerte los ojos. Apareció frente a mí la duda: ¿Tendrá sentido el enorme sacrificio que estamos haciendo? ¿Por qué asumir yo la responsabilidad de obligar a la gente a no salir de su casa, a sufrir por la situación económica, a hacer lo correcto, para salvar vidas que a lo mejor no podremos salvar? ¿No estaremos ante una realidad inevitable en la que nada podamos hacer ante la fuerza del virus?”.

En su mensaje el gobernador dijo que en ese momento llegó su familia a su lado, y eso le cambió la perspectiva. Además, comprendió que estaba en Casa Jalisco, “en donde la gente me puso para ser gobernador, estaba en el lugar en que siempre soñé estar. Dios había decidido que me tocara estar al frente de esta crisis en mi estado por alguna razón y entendí que no nos iba a dejar solos. No necesité más”.

Fue entonces, según narra el mandatario estatal, que su perspectiva cambio: 

“Ni madres que nos vamos a rendir. Ni madres que vamos a aflojar el paso. Es por ellos, por nuestros hijos, por nuestros padres, por los que amamos. Es por los que hoy se fueron y por los que se irán en los próximos días. Es por los que están sufriendo y por los que los están cuidándonos. Es por la gente consciente que cumple con su responsabilidad y también por los pendejos que siguen sin entender”.

Fuente: Milenio