Girasol: la brillante flor que cautivó a Van Gogh es originaria de México

El girasol es una planta que ha logrado encantar al mundo gracias a su deslumbrante belleza. Sin embargo, ¿sabías que esta flor es mexicana?

El girasol es una planta que ha logrado conquistar con su belleza y luminosidad a grandes artistas como Van Gogh, Diego Rivera y Klimt. No obstante, ¿Sabías que es originaria de México y que se cultivaba desde la época prehispánica? ¡Conoce la historia!

El girasol, una flor que ha cautivado al mundo

El nombre científico de esta planta es Helliantus annuus. Pertenece a la familia Asteraceae. Cabe destacar que también recibe otros nombres como flor de sol, maíz de Texas y gigantón. Por su parte, los nahuas lo conocen como chimalatl (escudo) o chimalxóchitl (xóchitl significa flor) y los otomíes de Hidalgo le dicen yendri.

Sin embargo, una de las formas más comunes de llamar a esta flor es girasol. Este nombre hace referencia a su propiedad de girar siguiendo los movimientos del sol –heliotropismo–. Esto con el fin de captar y aprovechar su luz al máximo.

Además de su particular movimiento, el gigantón resulta muy atractivo por su gran tamaño y por la viveza del color de sus pétalos. Estos últimos pueden ser de tonos amarillosmarrones e incluso anaranjados.

Es quizá este llamativo conjunto entre forma, tamaño y color, lo que provocó que, desde que España adoptara al girasol, su popularidad se extendiera por todo el mundo. De esta manera, no solo fue utilizado como flor ornamental o alimento sino como fuente de inspiración por artistas destacados.

Entre ellos tenemos a pintores de la talla de Diego Rivera —con su cuadro Los girasoles—, Klimt —con su obra El girasol—, y, por supuesto, a Vincent Van Gogh. Este último realizó varios cuadros tomando como protagonista al gigantón e incluso hizo una serie de óleos que lleva por nombre Los girasoles. 

El origen del chimalatl

Durante mucho tiempo se pensó que el girasol era una planta originaria del norte de México y del sur de Estados Unidos. Sin embargo, esto cambió cuando se encontraron evidencias que localizaban su origen en el centro de nuestro país.

Lo anterior se dio gracias a la reevaluación de distintos documentos de la época virreinal y a los resultados de excavaciones arqueológicas en algunas zonas que datan de la época prehispánica.

Dichas excavaciones se llevaron a cabo en partes de Tabasco y Morelos. Aquí se encontraron los aquenios o semillas “prehistóricas” de mayor tamaño y más antiguas de las que se tenga registro. Por lo tanto, el origen del girasol está en el centro de México.

En cuanto a los registros documentales, podemos recurrir a los que dejaron Fray Bernardino de Sahagún y Francisco Hernández —en estos aparecen los primeros registros de la existencia del girasol— o a algunos códices.

De hecho, en el Códice IxtlilxóchitlNezaualpiltzintli está representado sosteniendo un chimalatl. Además, esta flor se utilizaba para dar la bienvenida a deidades así como a las autoridades indígenas. Por último, podemos destacar que el girasol también era y continua siendo valorado por sus propiedades medicinales y nutritivas.

Ahora cuéntanos, en caso de que te gusten los girasoles, ¿has visto cómo persiguen al sol?

Fuente: México Desconocido

Papantla pueblo mágico