El Papa ya se disculpó por la conquista, recuerda Vaticano a AMLO

Un día después de que el presidente Andrés Manuel López Obrador informó sobre la petición de disculpas enviada a España y el papa Francisco por los abusos cometidos durante la conquista hace 500 años, el Vaticano recordó que el propio Jorge Mario Bergoglio ya se disculpó por los crímenes cometidos.

Aunque no ahondó en el tema, este martes, el portavoz interino de la Santa Sede, Alessandro Gisotti, declaró, según cita la agencia EFE, que “como es sabido, el Santo Padre ya se ha expresado con claridad sobre esta cuestión”.

En julio de 2015, en su viaje a Bolivia, el papa Francisco pidió “humildemente perdón” no sólo por “las ofensas de la propia Iglesia sino por los crímenes contra los pueblos originarios durante la llamada conquista de América”.

Reconoció “con pesar”, en un acto con los movimientos populares en Santa Cruz de la Sierra, que “se han cometido muchos y graves pecados contra los pueblos originarios de América en nombre de Dios”.

En ese entonces también recordó que tanto sus antecesores como la Conferencia Episcopal de América Latina, han reconocido los abusos de la Iglesia, y citó las palabras de Juan Pablo II: “pido que la Iglesia se postre ante Dios e implore perdón por los pecados pasados y presentes de sus hijos”.

Fue un domingo 12 de octubre de 1992, cuando Juan Pablo II pidió perdón a las poblaciones americanas por las “injusticias” cometidas contra sus antepasados.

“La Iglesia, que durante estos 500 años os ha acompañado en vuestro caminar, hará cuanto esté en su mano para que los descendientes de los antiguos pobladores de América ocupen en la sociedad y en las comunidades eclesiales el puesto que les corresponde”, declaró.

Luego de la ola de críticas y hasta burlas generadas incluso en el interior de Morena por la petición, esta mañana López Obrador dijo que su planteamiento de que el Rey de España pida perdón por los agravios cometidos contra los pueblos originarios de nuestro país en la época de la Conquista, no tiene ningún ánimo de confrontación sino al contrario, lo que se busca es una reconciliación.

El mandatario descartó que esté en riesgo la relación bilateral con la nación europea por este asunto y aseguró que puede ser una ocasión para hacer una revisión profunda de la historia de ambas naciones y a partir de ahí, empezar una nueva era basada en el entendimiento y el reconocimiento.

Fuente: Etcetera