Visita Mazamitla y enamórate de este Pueblo Mágico

Todo aquel que visita Mazamitla queda encantado… ¿Aún no lo has hecho? ¿Qué estás esperando?
Mazamitla Pueblo Mágico Jalisco

¿Por qué venir a Mazamitla?

Al caer la tarde, comienza a llover en Mazamitla, el frío arrecia, la neblina baja, todo es místico: el bosque, el verdor eterno, el sonido de las gotas al caer; cuando el frío es más intenso y se prenden las chimeneas, dejando ver por la ventana de madera el bosque que va desapareciendo, el visitante entiende por qué a este pueblo tan especial y se da cuenta de que visitarlo es un acierto a todas luces.

Mazamitla fue nombrada en 2005 Pueblo Mágico, designación que no es gratuita, ya que además de la enorme belleza natural con que está dotado el municipio, los habitantes han puesto mucho de su parte para mantener al pueblo su personalidad montuna, libre y provinciana, con sus fachadas blancas y techos a dos aguas, con tejas rojas, que le dan un estilo que la hace pertenecer definitivamente al bosque, personalidad que le ha valido muchos reconocimientos y halagos de quien tiene la suerte de visitarla.

El pueblo mismo es todo un atractivo, pero por si fuera poco, en el municipio hay muchos sitios de interés que se pueden y se deben visitar, como la Parroquia de San Cristóbal, la Plaza con su kiosco, único por sus pasamanos de madera y sus tupidas jardineras; la torre de los lumbreros, que ofrece una vista única del poblado; las calles adoquinadas, que parecieran extraídas de un cuadro y que pueden recorrerse en una cuatrimoto; todo es sorprendente y en verdad de gran belleza, haciendo del pueblo un conjunto que asombra al viajero que llega a disfrutar de la amable hospitalidad que caracteriza a sus pobladores.

Hay más qué ver y qué hacer a sus alrededores, por lo que es un destino preferido del ecoturista y el turista de aventura; en sitios tan espectaculares como la Cascada El pedregal y la Cascada Del Salto, en el Cerro del Chacal o el Cerro del Tigre, en los Cazos o en bosques como las Zanjas y las Peñitas, se puede practicar la bicicleta de montaña o la caminata; otra opción es sentarse a observar simplemente la vista maravillosa que se tiene desde el Mirador: El Tabardillo.

Con tantas actividades, es difícil que en Mazamitla no se pase el tiempo volando, por lo que vale la pena pernoctar en alguna de sus muchas cabañas en renta, en medio del bosque, donde la convivencia familiar le da un atractivo extra al viaje y se pude disfrutar de una experiencia diferente en la montaña.